lunes, 19 de agosto de 2013

Puedo intentar vengarme

Puedo intentar vengarme para que sientas por lo menos una décima parte de lo que yo siento, ahora por ejemplo, cuando sé y reconozco que no soy nadie en tu vida.

Que tan solo fui un "respiro", "un susurro", "una pausa" para olvidar por un momento, tantos kilombos.

Puedo intentar tomar revancha y que me odies con todas tus fuerzas, así como te odio yo, por las noches, los fines de semana, las madrugadas frías... cuando sé que yo no ocupo ni el más miserable de los espacios...

Puedo tratar de clavar mis palabras en tu mente... pero no servirá de nada.

Puedo procurar atención, haciendo berrinches, como tantas veces, para que por lo menos, te dignes a mirarme... y que en tus ojos yo pueda ver, por lo menos "de pasada", alguna señal... pero nada.

El dolor que se instala en mi pecho, no tiene nombre. El malestar en el estómago, todos los días, cada instante, no puede ser más desagradable. El insomnio que todas las noches se apodera de mí, no puede ser más absurdo.

Y como sigue todo? y como va todo? Igual.

Puedo ver que corre sangre, en mis sueños... puedo creer que las lágrimas se derramaron en serio, por mí... puedo soñar que algo de cierto, hubo... pero en el fondo, estoy segura que nada de eso, pasó.

Puedo querer gritar por última vez todo esto que siento y que se atora en mi garganta... puedo llorar hasta que no tenga fuerzas ni para abrir los ojos... puedo llorar, hasta que se me acaben las palabras y la tristeza... y de qué sirve todo eso?

A lo mejor, esto me hace más fuerte. Eso dicen... a lo mejor, esto me purifica... y al final, salgo mucho más fortalecida, más segura, más madura... sin embargo, mientras esto dure... y mientras los fantasmas del rencor se instalan en mi cabeza... no queda espacio para otros pensamientos que no sean para tomar venganza.

No sé.

El viento pasa como si nada. El sol aparece como si nada. Mi corazón otra vez está hecho pedazos... y qué importa? si en tu vida "tan organizada y perfecta", yo no quepo... y qué importa... si al final de cuentas, yo solo fui "una aventura"?

Se escapó de las manos. Se fue de control.

Puedo intentar vengarme... una a una, muchas ideas pasan por mi mente.

Puedo intentar vengarme... pero después pienso de nuevo... qué peor castigo que vivir atrapado y no poder elegir? qué peor castigo que vivir sin sentir, sin emociones, sin peligros, sin amor?

Qué peor castigo, que vivir la vida que tenés?

No hay comentarios: